La presencia es la clave de la trascendencia

  • Blog

Cuando haces presencia, es decir cuando:

•Estás en el aquí y ahora

•Realmente escuchas a tu cuerpo y sus sensaciones

•Permites que tus emociones te movilicen

•Que tu mente te converse sin emitir juicios

•Y reconoces tu humanidad y vulnerabilidad

Es ahí donde tu podrás percibir en ti como fluye el proceso de crecimiento y trascendencia ya que tu esencia y mejor versión puede habitar cómodamente en tu interior y guiar tus acciones, pensamientos y emociones sin miedos y saboteadores buscando el equilibrio entre tu beneficio y el del entorno con el que interactúas.

Sí, por el contrario:

•Vives en el allá y entonces” (pasado o en el futuro)

•Ignoras a tu cuerpo

•Niegas tus emociones y Callas a tu mente

•Y Te consideras “producto terminado”

En esos momentos te llenas de tensión, ansiedad, angustia, desasosiego y pierdes tu equilibrio. Es ahí donde el ego toma el control y tus acciones, emociones y pensamientos pierden foco, propósito y dirección. Entonces te haces víctima del entorno y te enfocas en reaccionar destructivamente para ti y para otros.

Ten presente que el ego es astuto, vivaz, juguetón y sobre todo cómodo y conformista. Busca a través de la confusión y la distorsión que tu estés en un estado de “aletargamiento” que le facilite preservar su existencia y nuble tus opciones de cambio y así desdibujar tu camino de crecimiento y trascendencia.

Ahora bien, si hacemos buen uso de la compasión (que significa empatía en acción), con nuestro ego, tendremos una gran herramienta para liberar la tensión, angustia, desasosiego, miedo, entre otros. Si comprendemos que el ego busca preservar su existencia a través de una “identificación” con un paquete de creencias, motivaciones, miedos, conceptos y atributos, y a través de esta “identificación” busca preservar nuestra existencia, podremos con más claridad encontrar recursos para minimizar los temores de perder la “identidad”, los miedos a cambiar a soltar, liberar y a ser lo que estamos llamados a hacer.

Jugar el juego del autoconocimiento y la trascendencia es una gran elección, es divertido, sorprendente, retador e inspirador, lo mejor de todo es que para entrar al juego sólo necesitas elegir entrar, sumergirte en la experiencia y liberar la mejor versión que ya está en tu interior y sólo está esperando las mejores condiciones de tus estados internos para salir a la luz.